Darío Melo, El juego con los pies del portero

Category: Sin categoría Written by Administrador / 23 enero, 2020

 

Después de que la FIFA instaurase la norma de «cesión al portero» en 1992, decisión que fue en parte consecuencia del estilo de juego conservador que se vio en el Mundial del 90, el juego con los pies del portero pasó de ser considerado una característica beneficiosa, pero no imprescindible, a convertirse en un requisito casi fundamental a la hora de optar por un guardameta.

En consecuencia, el trabajo específico de esta posición se ha diversificado para incidir más en esta faceta.
Antes de analizar las principales características que se le deben exigir a los porteros, vamos a ver un vídeo en el que Darío Melo exhibe su habilidad con el esférico sobre el césped.


Fuente: Canal Análisis Tactico Futbol – YouTube

En el vídeo hemos podido apreciar cuatro beneficios fundamentales del juego con los pies de cancerbero:
El control del pase en largo frente a una presión intensa del rival arriba, que ofrece oportunidades en la salida del balón para beneficiarse de la superioridad numérica en el campo rival. Es fundamental entrenar dirección, precisión y potencia.

Capacidad de colocación y confianza con la defensa adelantada, ya que obliga al jugador a adelantar también su posición en el campo para evitar situaciones en las que se busque la espalda de la línea defensiva. Aquí es básico tener una sólida formación táctica.

Si la estrategia del equipo pasa por un ataque posicional saliendo con el balón controlado desde el propio campo, el portero se convierte en un hombre de apoyo más a la hora de hacer circular el balón y buscar huecos para facilitar la transición defensa-ataque

Veamos un ejemplo clásico


Fuente: Canal Futbol Carrasco – Youtube

La incorporación del guardameta al juego de la defensa aumenta la dificultad para que el rival nos presione muy arriba. Si lo pensamos en términos estadísticos, entendiendo las decisiones de los defensas como un árbol de opciones limitado, el juego óptimo pasa por incorporar una nueva mano al juego para diversificar todavía más los posibles resultados, lo que redunda en un mayor control en la salida del balón y un mayor número de opciones de éxito.
Un portero que pueda aportar confianza en el juego con los pies resulta fundamental. En una defensa de cuatro y contando con un pivote, el portero se puede incorporar a la transición del balón como sexto hombre, y ofrece mayores posibilidades de salida con el balón controlado y de apertura de espacios. Con este enfoque,el seis abandona su mala fama y se convierte en el número de la suerte de cualquier entrenador para «abrir la lata» frente a un equipo replegado, como demostró el Barcelona en 2016.
Para potenciar su juego de pies, resulta conveniente que el portero participe en el entrenamiento con el grupo en sesiones de control de balón, apoyos y rondos, además de que se prepare a conciencia en lo que a aspectos técnico-teóricos se refiere.
Como ejemplo, y para finalizar este artículo, comentamos un ejercicio básico para trabajar el control y la precisión en la salida.
El ejercicio comienza con un habitual en las rondas de entrenamiento de los guardametas: trabajando la frecuencia de piernas. Al final de este, el entrenador tira un pase que el futbolista debe controlar detrás de una zona delimitada. Una vez controlado, le toca tirar un pase que ha de colarse entre dos conos o entrar en una miniportería. Finalizado el número de repeticiones decidido, se cambia de lado y de pierna.
¿Qué se busca? Desarrollar solvencia en el juego con los pies, trabajando la lateralidad, y obligando a controlar el esférico; una mayor confianza en el pase corto y la coordinación, siendo imprescindible que se trabaje el control orientado (se puede hacer con un cono o un poste); velocidad y determinación en la toma de decisiones, para incrementar la velocidad del juego y poder sorprender al rival con una transición fluida a la zona de medios.

Gracias por compartir!

Sobre el autor


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Trece − 13 =