El Contraataque y su dimensión horizontal

Category: Sin categoría Written by Javier Lavandeira / 10 octubre, 2012

La semana pasada empezamos un trabajo sobre el contraataque, que esta semana vamos a finalizar con dos entregas más.
La primera hablaba sobre el posicionamiento de partida en la recuperación del balón y la construcción del mismo, según donde robases.
En todo momento hablabamos de la dimensión vertical, hoy tocaremos el aspecto horizontal y cómo cambia un contraataque, según el espacio que abarquemos a lo ancho.

Con el fin de establecer una partición racional, hemos dividido el ancho del campo en 3 pasillos y según la ocupación de los mismos, construiremos un modelo de contraataque más o menos asociativo y más o menos elaborado.

CONTRAATAQUE EN UN PASILLO
Nuestro equipo roba en una zona de las divididas y finaliza en esa misma zona.
Suele montarse cuando robas en el pasillo central y tienes posibilidad de finalizar, sin tener que llevar el balón a otra zona por sorpresa.
Se suele asociar a presión en campo contrario y finalización rápida, individual o dualmente.
En algunas ocasiones, se identifica cuando robas en pasillo lateral y finalizas desde allí por sorpresa, aunque suele ser menos habitúal.
En el video que os he dejado, vais a ver varias acciones de este corte, buscalos e interpretalos, es una forma de entender lo que sucede en la transición defensa-ataque.

CONTAATAQUE EN DOS PASILLOS
Nuestro equipo roba en una zona de las divididas y utiliza o finaliza en cualquiera de los otros dos pasillos.
Suele montarse cuando robas en pasillo lateral y buscas rápida incorporación para finalización por el pasillo central.
También se suele relacionar cuando robas en terreno cerrado y buscas terreno abierto para buscar la profundidad en otro pasillo.
En el video, observad como se desmarcan hacia zonas libres en pasillos contigüos y sacan rentabilidad de ese aprovechamiento espacial.

CONTRAATAQUE EN TRES PASILLOS
Nuestro equipo roba en una de las zonas divididas y utiliza los otros dos pasillos para la construcción de su contraataque, que se suele relacionar con un tipo de expansión más elaborada.
Suele montarse cuando robas en tu propio campo y necesitas transitar por las otras dos parcelas horizontales para poder desplegar en espacio libre.
Muchas veces se identifica con la necesidad de producir un cambio de orientación medio-largo que permita la salida de terreno cerrado y profundizar por terreno abierto.
Necesita la asociación de jugadores y la incorporación de la gente de otras líneas, que permitan una buena construcción del contraataque, a partir de la relación interlíneas.
El video os permite ver varios contraataques de este corte y examinar como se tienen trabajados los mecanismos de despliegue para la realización de contraataques, utilizando los tres pasillos.

Gracias por compartir!

Sobre el autor


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *