Las Transiciones en Fútbol, por David Dóniga

Category: Sin categoría Written by Javier Lavandeira / 4 noviembre, 2013
Ryan_Valentine_scores

Poco a poco vamos consiguiendo lo que pretendía cuando creé este blog, que no sea un blog personal, sino un blog comunitario, que sirva de plataforma para que podamos intercambiar opiniones entre todos aquellos apasionados del mundo del fútbol.

Eso es lo que pretende David Dóniga Lara con su artículo, exponer su punto de vista sobre un tema controvertido en el mundo del fútbol, las transiciones y que a buen seguro dará mucho que hablar, gracias David por tu generosa aportación a esta gran comunidad de debate.

David Dóniga es Entrenador Nacional Máster, ARD del COE y Lcdo. por INEF Madrid.
De su CV  como jugador destacamos su etapa en en el C.D. Guadalajara en Tercera División y en División de Honor Juvenil. También ha jugado en las categorias inferiores del A.D. Torrejón y del Real Madrid.

Como Entrenador:
– C.D. Toledo: 2º Entrenador. Segunda B Grupo 1, 2011-2012 / Tercera División Grupo 18,
2010-2011 (ascenso)
– Talavera C.F. 2º Entrenador Tercera División Grupo 18, 2009-2010 (playoff)
– C.D. Ciempozuelos: Preparador Físico, Tercera División Grupo 7,  2008-2009
– C.D. San Fernando:  Preparador Físico, Tercera División Grupo 7,  2007-2008
– C.D. Alcobendas: 2º Entrenador Tercera División Grupo 7,  2006-2007 /  2º Entrenador Preferente Madrid Grupo 1, 2005-2006 (Ascenso).

Os dejo con el artículo y, como siempre, os invito a participar con vuestros comentarios.
Aprovecho para comentaros que con el volumen de visitas que está teniendo el blog – GRACIAS de nuevo a todos por vuestra participación – estamos recibiendo muchísimo spam, por lo que provisionalmente he activado un filtro, de forma que el primer comentario que realicéis a partir de ahora se demorará un poco en salir publicado (los siguientes ya se publicarán al momento). Por favor, que no sea un freno, en cuanto me resulte posible y resuelva lo del spam volvemos a la publicación inmediata.

LAS TRANSICIONES EN FÚTBOL, por David Dóniga

INTRODUCCIÓN
A raíz de la elaboración de un análisis de las acciones que se dan en nuestro deporte, y con el fin de encontrar una base para planificar la estructuración de mi modelo de juego, surge el cuestionamiento de cuántas fases interactúan y podemos distinguir en el fútbol.

Están completamente aceptadas por su utilización habitual palabras como transición ofensiva y/o defensiva, transición ataque- defensa o atacar y defender en transiciones o transiciones…

La siguiente reflexión surge con la idea de aunar conceptos y significados, no en una disputa etimológica, sino práctica, y apoyada en un lenguaje común universal que todos manejamos  como técnicos y que sirve para poder llamar a las cosas por su nombre y, al final, poder definir lo que se da en el juego para poder entrenarlo de cara a que nuestro equipo sea competitivo.

Acotar por un lado, y hablar con propiedad, por otro, buscando el entendimiento.

ANÁLISIS
La Periodización Táctica (Silva, 2008.; Tamarit, 2007), tan de moda actualmente, habla de cuatro fases de juego en el fútbol: Ataque, defensa, y transición ataque defensa y defensa ataque. Siempre desde una visión sistémica (Kapra, 1998) y no aislada.

Hasta ahora, y siguiendo la PT, daba por hecho que esas cuatro fases eran las que se daban en realidad. Pero a la hora de preparar el trabajo para mi equipo, he decidido hacer una estructuración del juego que me permita controlar el mayor número de situaciones que se dan con el fin de entrenarlas y evaluarlas y, al hacer una clasificación, esto no me resultaba correcto.

La escuela  de entrenadores, que creo que debe de ser una referencia para los técnicos, y que marca nuestra forma de entendernos y un lenguaje común, habla de una serie de principios defensivos y ofensivos, tres zonas del terreno de juego y dos fases, ataque o defensa. En función de eso se originan las acciones de juego sobre las que se apoya mi modelo.

Autores como Bayer (1979) también hacen esta clasificación en defensa y ataque para los deportes de equipo

A.- Dos fases de juego según Bayer:
– cuando tenemos el balón (ataque)
– cuando el rival tiene el balón (defensa)

Y de ellas surge, en su opinión…

En ataque:
– conservar la posesión (yo lo entiendo como control de juego)
– progresar (yo lo entiendo como progresión en el juego, profundidad)
– intentar hacer gol (podemos hablar de atacar, contraatacar)

En defensa
– robar (lo entiendo como presión)
– proteger portería (lo entiendo como defensa posicional: es decir, temporización, repliegue…)
– evitar progresión (podemos asemejar la opción a las definiciones del punto anterior)

Por último, el reglamento nos marca que el balón está en juego a través de saques y, estando en juego, se podrá atacar o defender, o cambiar el rol hasta que se vuelva a parar el juego.

A la hora de elaborar esa “lista” de acciones, con esos parámetros, yo encuentro que mi equipo puede:

1.-  tener el balón desde un saque, o desde un robo.
– que esa posesión de balón desde inicio o tras robo se pueda dar en 3 zonas del terreno de juego.

2.-  tener que recuperar el balón tras un saque o tras pérdida.
– y que esa recuperación tras saque o pérdida se pueda dar en 3 zonas del terreno de juego

Por último, todas esas acciones se podrían dar en zona de inicio, creación o finalización (Moreno, 2000).

No es que no encuentre ninguna opción más, sino que en función de estos parámetros aparecen todas las opciones de juego. A partir de aquí, la posibilidad de cruzar las opciones con las zonas del terreno de juego y si es en juego o a balón parado nos ayuda a conseguir agrupar todas las acciones posibles.

*Entiendo que todos apreciamos que durante el juego las fases interactúan, y que el que un equipo u otro tenga la posesión del móvil no implica que todos los jugadores de cada equipo actúen sobre un rol, sino que está implícita la preparación constante para el cambio de rol.

Ejemplo de enumeración de las acciones que se dan en función de los parámetros anteriores (fases, acciones y zonas del campo) :

En ataque, en
– zona de inicio, puedo tener posesión desde…
– saque de puerta
– saque de banda
– libre indirecto
– …
– zona de inicio, puedo tener posesión tras robo
– …
– zona de creación, puedo tener posesión desde…
– libre indirecto
– saque de banda
– zona de creación, puedo tener posesión tras robo

Así hasta completar todas las acciones posibles, en todas las zonas, saques y fases, que además no son muchas, son finitas, y elegir qué quiero que mi equipo haga en cada una (o elegir las más importantes para mi estilo de juego, despreciando otras…).

Tras la elección de un modelo de ataque o defensa ante estas acciones (con sistemas incluidos), ya nos meteríamos en otra “guerra” para desarrollar trabajos que puedan hacer que el equipo responda ante situaciones abiertas con tomas de decisiones correctas, aunque partamos de estas otras con inicio marcado…Pero ese es otro artículo o trabajo.

Lo que nos traía aquí era valorar las fases de juego, y despreciar el tan mal usado en mi opinión actualmente término de “ transición” pues, como he demostrado, dentro de  las fases de juego que se dan no es necesaria incluir tal transición.

¿Por qué?:
– transición es, según la RAE, la acción y efecto de pasar de un modo de ser o estar a otro distinto.

– en el fútbol, no hay tiempo entre atacar y defender, o el tiempo es imperceptible para nosotros, puesto que el paso de una fase a otra es inminente, interactúan constantemente; no hay intervalo de tiempo en el que no pase nada entre una acción y otra: cuando robo, ya estoy atacando en ese robo, y cuando pierdo, ya estoy defendiendo en la propia pérdida. Es despreciable la acción de pasar…

– las acciones a balón parado tampoco dan siempre opción de transitar hacia el orden, puesto que saques rápidos pueden evitar que un equipo se organice

– así que la transición está implícita en el cambio de rol inminente: no es una fase, es el propio cambio de rol o estado. Así sí entendería su uso…

– como no entendería su uso es hablando de transición at.- def. o def.- at., como prepararse para defender o prepararse para atacar después del robo, pues como decía en el punto anterior, no existe como fase

– podría hacerse referencia a transición como llevar el balón de un lado a otro del terreno, ya sea cuando robo cerca de mi área y busco el gol, o cuando pierdo en área contraria y quiero evitarlo (de hecho, entiendo que es el más utilizado). Pero hay otros términos  que lo pueden definir, y que nos marca la escuela de entrenadores, como son el contraataque o la progresión en el juego

– además, esta transición no sería una transición at.- def. o def.- at., sino que sería una transición at.-at., def.-def., o zona de inicio- zona de finalización,  o viceversa…Y para eso tampoco hace falta utilizar el término transición, puesto que también tenemos definidos términos para entender que estoy en una zona, y pierdo o robo, y para llegar a la otra zona hago desmarques de apoyo, ruptura, repliegues, etc…

– La transición, tras hablar con muchos técnicos, parece ser entendida como lo que hace un equipo cuando pierde posesión para recuperar el balón, y viceversa, y hay situaciones muy concretas, en ciertos contraataques, en los que eso parece darse claramente…Pero no se puede estandarizar, puesto que esa acción no es la única que se genera en el juego, y hay otra gran mayoría de acciones que no podemos observar de una manera tan precisa, y que nos demuestra que el balón está en constante pérdida y recuperación, en distintas zonas, y sin margen a pensar en reestructurar al equipo en defensa o en ataque para abordar el ataque o la defensa rival

– Además, poniendo como ejemplo el rol defensivo, mientras una serie de jugadores vuelven a zonas concretas, otros están cerca del balón y pueden robar, ¡y el equipo ya está defendiendo!

– Deportes como el balonmano o el baloncesto tienen las fases más definidas pero en el fútbol no es así.

Aquí se aprecia el espacio a recorrer por el que gana la posesión para conseguir gol, y el espacio a recorrer por el que pierde posesión para evitar el gol. Ambos transitan de una portería a otra, intentan pasar de un repliegue a una defensa posicional para estar detrás del balón (los que defienden)… Todos los cambios son una transición en sí misma; sin embargo, aquí sólo aprecio dos fases: la del equipo que intenta hacer gol (ataque) y el que intenta evitarlo (defensa); ninguno de los dos equipos está inmerso en ninguna transición ataque-defensa, porque uno ya está atacando y otro ya está defendiendo.Si vemos estas imágenes, es mucho más difícil encontrar transición puesto que hay  pérdidas consecutivas, que no dan tiempo a preparar nada. Si está pensando en ordenarte para defender y robas, la idea de transición pierde sentido.

CONCLUSIONES

En definitiva,

– Lo más importante y con lo que saco una practicidad al análisis es que no encuentro transiciones en el fútbol entendidas como fase entre el ataque y la defensa; para mí no es fase sino, como su definición indica, el cambio de rol.

– Así, mi equipo sólo entenderá  y se preparará para qué hacer cuando tenga el balón y qué hacer cuando no lo tenga

– Las acciones que se pudieran entender como transición se aprecian más, a mi modo de ver, dentro del mismo ataque (por ejemplo, cuando no puedo contraatacar y paso a tener el control del juego) o dentro de la misma defensa (por ejemplo, cuando presiono y soy superado, y tengo que replegarme para organizarme), pero tienen otro nombre y ya están definidas

– con la ayuda de la escuela de entrenadores, autores como Bayer, y las reglas de juego, es sencillo estructurar el juego y sus acciones o dinámicas y, a partir de ahí, decidir qué quiero que haga mi equipo en cada situación para sentar la estructura de mi modelo de juego

– si deseamos introducir términos “modernos”, que suenen mejor de cara a la televisión, vendan mejor el producto o hagan a alguien sentirse más profesional por hablar en términos menos habituales, lleguemos a un consenso. Pero lo creo innecesario y poco útil a la hora de ayudarnos a desarrollar nuestro trabajo. Estandarizar de una vez el lenguaje común facilitaría el entendimiento entre técnicos, jugadores y aficionados.

– Es una opinión, justificada, y útil. Queda para la valoración y la utilización por parte de los técnicos a la hora de evaluar lo que hace su equipo en juego y cómo optimizar su rendimiento. Cualquier crítica al respecto será enriquecedora y ayudará a avanzar aún más en el control del entrenamiento y la competición.

Encantado de compartir experiencias con toda la comunidad de FutbolOfensivo.
Un saludo
David

Gracias por compartir!

Sobre el autor


Comentarios (34)
  1. asuncion andueza latorre     | Reply

    Cada vez me gusta mas este tema , hoy he acabado hablando con mi hijo Cadete del @atleticamistat ,de Valencia , que desde luego buena falta les hacen lecciones como estas .Espero que algún día os paseis por esta bella ciudad y por la escuela , ya de paso ,un abrazo y un placer .

  2. Alex Couto     | Reply

    Por fin van apareciendo. Yo también creo que las transiciones no existen en el fútbol. Estoy totalmente de acuerdo contigo David. El cambio de proceso de ofensivo a defensivo y viceversa dura demasiado poco para que se le de la consideración y la equiparación al proceso de ataque o al proceso defensivo. Ciertamente en deportes en donde los espacios de juego están más delimitados, en donde se establecen claramente las acciones de ataque y defensa, los pasos transitorios de uno a otro podrían ser considerados desde la perspectiva que se da en la periodización táctica, digamos Baloncesto o Balonmano, pero en fútbol creo que no se dan esas circunstancias por lo que hablar de transiciones es hablar de segundos en el contexto general del juego, sin una incidencia tan relevante como se le quiere dar. El concepto transición nace más de la repetición continua y constante que se da en los medios que en la consideración real que se manifiesta en el juego. Gran trabajo y gran explicación que define el problema de nomenclatura de una manera clara y evidente.

  3. Albert Company     | Reply

    A grandes rasgos de acuerdo, aunque difiero en un aspecto: la transición no debe identificarse por un lapso de tiempo, sea corto o largo. Entiendo como única transición la situación espacial-temporal donde un balón está en el aire o dividido; donde debo estar preparado para recuperar o conservar.
    Por ese motivo, no comprendo que digas que deportes como el balonmano o el baloncesto pueden generar transiciones. Te refieres a transiciones cuando el colectivo se “repliega”? Si es así no estoy de acuerdo, puesto que son situaciones definidas por el propio técnico; es decir: si un equipo de baloncesto realiza presión a toda la cancha cuando sufre pérdida existe transición? yo entiendo que no, igual que en futbol.
    Añado un aspecto más que creo que no has comentado en tu exposición, y son los movimientos de vigilancia realizados cuando no se está en posesión de balón. Es decir, nuestro equipo está en fase ofensiva pero alguno de sus miembros cambia el rol para situarse en ventaja posicional para poder recuperar el balón si se produce una pérdida. Éste para mí, es un hecho definitorio de la no existencia de transiciones y de que el juego se situa en un marco de complejidad imposible de descontextualizar.

  4. Julian     | Reply

    Hola David, es un gusto leer este artículo, me cae como anillo al dedo. Resulta que estoy haciendo un trabajo de investigación sobre estructurar un Modelo de Juego y analizar el porcentaje de efectividad en cada fase, y para el juego dividí 4 momentos según la PT (Ofensivo, Defensivo, Transiciones: Ofensivas y Defensivas)… Pero al realizar el análisis en las transiciones se me hace un poco difícil poder decir “acá estamos en transición ofensiva” por ejemplo, si hacemos una “transición en profundidad” puede confundirse o ser igual a un “ataque rápido”. La verdad opino lo mismo que tu, las transiciones son mas un cambio de rol, de actitud en el juego que una fase en si. Y tal vez si existen son imperceptibles, en un lapso de tiempo las que he podido observar “bien” no sobrepasan los 10″ tras pérdida o recuperación del balón.

    Saludos, y muchas gracias por tu aporte.

  5. Tony     | Reply

    No estoy de acuerdo, el fútbol avanza, la transición es, las acciones que se realizan hasta conseguir la posesión, presionar o replegarse, por ejemplo usas presing y eres superado el equipo tiene que replegarse, hasta conseguir superioridad numérica, que es en lo que se basa la peridización táctica, negar igualdad numérica. Estarás en transición hasta que logres esto.

  6. Alberto     | Reply

    Con todo el respeto al autor y a los comentaristas: creo que debatir sobre cuestiones terminológicas es poco interesante y poco relevante. ¿Qué más da el nombre que le demos a las situaciones futbolísticas, si se ajustan o no al lapso de tiempo que la doctrina tradicional les otorga, si pertenecen a una de las cuatro o cuarenta etapas que hay en el fútbol o si la abuela fuma?. Vayamos al fondo del asunto que queramos estudiar, analicemos su naturaleza, sus variedades, su importancia y su posible translación al entrenamiento a través de tareas. La terminología es sólo un medio para entenderse, para que sepamos que todos hablamos de lo mismo. Por eso conviene consensuarla. Pero hasta ahí su importancia, nada más. La terminología no es fútbol, es sólo un medio, una herramienta útil para analizar nuestro deporte favorito. Pero el trabajo nuestro empieza después. Por eso, recomiendo a los comentaristas releer el artículo, que tiene más sustancia de la que parece, y no quedarse en la superficie, por mucho que el autor pretenda, a mi entender, que hagamos justamente eso.

    1. Joaquín Lobón     | Reply

      La terminología es importante cuando quieres estructurar tu metodología de trabajo, ya que debes tener estructuradas tus bases de entrenamiento, y para ello debes darles nombres. En cambio, a diferencia de lo que opina el autor, entiendo que es importante para la METODOLOGÍA DE TRABAJO, no para el modelo de juego. Cierto es que una cosa lleva a la otra, pero en el trabajo que realizamos se estudian cientos de acciones concretas del juego que no tienen relación directa con nuestro modelo de juego.

  7. Jorge     | Reply

    Gran artículo: Reflexión interesante aunque he llegado a un punto en el que la palabra “transición” ya me suena hasta rara de tanto leerla jajajajaja!!

    Yo soy de la opinión que las transiciones existen y además son muy importantes…. me explico: En cualquier partido, mi equipo y el rival pasan (suceden, actúan, atraviesan, transcurren, acontecen, ocurren me da igual llámalo X) 4 momentos (situaciones, fases, etapas, ciclos, períodos también me da igual llámalo Y) que son irrefutables:
    1. Tengo el balón (fase O)
    2. Pierdo el balón (trans a-d)
    3. No tengo balón (fase D)
    4. Recupero balón (trans d-a)
    La 2 (pierdo balón) está dentro de la 3 (no tengo balón) porque cuando lo pierdo ya no lo tengo, lo cual no implica que la 2 no exista (el hecho de perder el balón es algo que sucede). La 4 (recupero balón) está dentro de la 1 (tengo balón) porque cuando lo recupero ya lo estoy teniendo, lo cual tampoco implica que la 4 no exista (el hecho de recuperar el balón también es algo que acontece).
    Más fácil o difícil según pa quién: La transición defensa-ataque responde a la pregunta ¿qué hace mi equipo cuando recupera el balón? las respuestas a esta pregunta (en forma de mecanismos, automatismos, principios) no son las mismas que a la pregunta de ¿qué hace mi equipo cuando tiene el balón(fase ofensiva)?. La transición ataque-defensa responde a la pregunta ¿qué hace mi equipo cuando pierde el balón? aquí de nuevo las respuestas tampoco son las mismas que a la pregunta de ¿qué hace mi equipo cuando no tiene el balón(fase defensiva)?

    Por otro lado argumentar que el tiempo en las “transiciones” es imperceptible, es un dato acerca de la duración de las mismas y la duración no deja de ser una variable más dentro de otras muchas que influyen en las citadas transiciones.

    Para finalizar no me gusta nada la moda ésta de algunos entrenadores y escuelas de entrenadores preocupados por utilizar una nomenclatura y lenguaje específica, entre nosotros, como frikis de este deporte, no pasa nada, pero mucho cuidado con como nos dirigimos a los jugadores, lo importante al final es que lo que les trasmitamos les llegue y les haga pensar y si ha de ser con un lenguaje simple y natural mucho mejor.

    1. Sergio Vazquez     | Reply

      Jorge (Martinez) suscribo totalmente tus palabras…. yo pienso de igual modo que tu, a modo resumido: no es lo mismo atacar que prepararse para atacar, y no es lo mismo defender que prepararse para defender. es cierto que son segundos, pero en los que si lo haces bien tienes mucho ganado en el objetivo de tener exito en la accion a realizar (ataque o defensa).
      gracias. un saludo a todos.

  8. javi blanco     | Reply

    Buenas a todos , no me extendere mucho en el comentario ya que hay compañeros que lo han puesto muy claro en los suyos. Ultimamente los medios de comunicacion por querer adornar sus comentarios confunden a la opinion publica y sobretodo interrelacionan unas palabras con otras, añadiendo nomenclatura que realmente no estan en los principios tacticos. ¡¡ Las transciciones en futbol no existen ¡¡ solo fases de ataque y defensa ,, lo demas es interpretativo literalmente, por ejemplo transiciones,,,,,,,. enhorabuena por el articulo compañero DAVID,,,

  9. León Gómez M.     | Reply

    Hola a todos.
    Gran artículo David, buenos comentarios y buen debate, ahí está la riqueza.
    Bajo mi modesta opinión; en el fútbol veo dos fases, momentos, situaciones, lo que quieras…tengo el balón, ataque, y no lo tengo, defensa.
    Como bien dice Alberto, se debaten cuestiones terminológicas.
    Para mi, importante centrar el trabajo en: Donde, pierdo o recupero el balón y, qué hago, cuando pierdo o recupero el balón. Todo esto va en función de cada modelo de juego, tipo de jugadores, resultado, etc.. (cuestiones ya, de como maneja cada uno)

    En resumen, desde que recupero el balón ya estoy atacando, todo este momento hasta que lo vuelvo a perder es ATAQUE, y desde que lo pierdo ya estoy defendiendo, todo este momento hasta que lo vuelvo a recuperar es DEFENSA. Con lo cual yo no creo en las transiciones como momento o ciencia, si es verdad que hay un cambio de rol o chip, y este se puede denominar, por utilizar un calificativo, pues, transición, cambio, transformación, metamorfosis, como quieras.
    Personalmente a mis jugadores les hablo de cambio, cuando atacamos estar preparados para la pérdida, para luego intentar recuperar, y como dije anteriormente, el trabajo semanal, es para donde y como/que hago, y esto ya son cuestiones de cosecha propia.
    Así lo veo yo, todo el debate es muy enriquecedor, todas las opiniones son muy buenas, y bien argumentadas.
    Felicidades y un saludo a todos…..

  10. Turi     | Reply

    Acaso cuando tenemos el balón no nos estamos defendiendo? no estamos preparados ante la eventualidad de perderlo?
    Cuando defendemos no estamos listos para atacar? No estamos engañando (atacando) al rival para llevarlo a dónde nosotros queremos?
    Creo que hay infinitas maneras de verlo y lo más importante acaso sea saber qué queremos/esperamos de nuestro equipo así como ser capaces de transmitírselo.
    En fin, gracias por el flujo de ideas

  11. Jorge Castro     | Reply

    Gran tema de debate! Gracias javi por proponerlo!
    Para Mi no existen las transiciones me explico extendiendome poco
    Tengo balon ataco, principios y subprincipios ofensivos (algunos relacionados con el proceso defensivo)
    No tengo balon defiendo, principios y subprincipios defensivos (algunos relacionados con el proceso ofensivo)
    El futbol es continuo, atacas y defiendes. Existe un cambio de rol inmediato, imperceptible, no se puede contabiliZar, no dura, es ya. Un cambio de rol, un cambio de chip un cambio de mentalidad.
    Es entrenable? Claro, haciendo q tu equipo ataque y defienda en cada tarea, o en un alto porcentaje de tus tareas, tienen q estar acostumbrados a ese cambio.
    Si un entrenador es capaz de producir en sus tareas un alto porcentaje de situaciones iguales o similares a las del partido los jugadores seran apaces de reaccionar antes aunque la situacion sea parecida y no igual.
    Si tu entrenas una fase q hago cuando se cambia??
    Si yo entreno una transicion… Dd empieza y dd acaba?
    Tu equipo ha de saber q hacer cuando pierdo balon( como defendemos) y que hacer cuando recupero balon(como atacamos)
    Para mi, fallas en las transiciones… No, fallo en la primera fase de mi defensa o de mi ataque en las primeras acciones defensivas u ofensivas

  12. David Dóniga Lara     | Reply

    Es un placer ver que el tema interesa y que la gente tiene opiniones diversas y enriquecedoras. Gracias a Javi y a todos los que participáis. Ojalá haya más oportunidades de debatir.

    Sólo quería aclarar una cosa a raíz de lo expuesto por los colegas:

    En primer lugar, el tema conceptual o etimológico Sí es clave, y podría poner mil ejemplos que lo ilustraran. No podemos estar hablando de lo mismo con diferentes términos, porque no nos entendemos. En la relación entrenador- jugador, en las conversaciones entre técnicos, entre futbolistas, dentro del campo o en un aula, debemos referirnos con el mismo término (o sinónimos) a la misma cosa, porque si no la comunicación no es posible (si voy a comprar una mesa, y pido una silla, no me van a dar una mesa…Y tendrá que explicar:” eso que es con una tabla y cuatro patas, y que sirve para poner las cosas encima…”; y te dirán: “eso se llama mesa, ¡no silla!”; ¿y qué le vas a decir al dependiente?¿”Da igual, yo me entiendo…”?.

    Fuera de bromas, los que damos clase en cursos de entrenador, entrenamos a jugadores y niños, hablamos en foros de fútbol, etc… Debemos ser rigurosos al expresarnos. Reflexionad.

    En segundo lugar, sí que deseo que vayáis más allá de la terminología, por supuesto. La utilidad de la reflexión va más allá. El saber de cuántas fases dispongo es muy relevante, porque tengo que entrenar y necesito saber lo que tengo que entrenar, optimizando recursos y despreciando lo que no es útil. Pensadlo por un momento, poneos en la piel de un entrenador que debe implantar un modelo de juego: como no tenga claro las acciones sobre las que moldearlo y las necesidades de su equipo dará palos de ciego.

    Y por último, no he olvidado hablar de las vigilancias en el artículo. En una de las explicaciones se hace referencia a que siempre hay futbolistas ocupando racionalmente el terreno que, pese a no intervenir directamente sobre el móvil, están en disposición de actuar según la situación lo exija.

    Reitero el placer de haber escrito, de que haya tanta gente interesada y de que vuestras opiniones me ayuden a mejorar.

    Un saludo

  13. JOSE IGNACIO     | Reply

    Este articulo deja entrever uno de los males que acucia al deporte en general y al fútbol en particular y es una indeterminación semántica. Es decir, cada profesional llama a lo mismo de diferente manera y cada uno le da su toque personal y le pone nombre distinto a algo que otro profesional ya ha hablado de ello. Esto no pasa en ninguna otra faceta, por ejemplo: Cada médico no llama a una enfermedad de diferente forma en función de como entiende la salud o un arquitecto no llama a cada cosa de una manera diferente en función de como el conciva la casa. Hay que tender a una unificación de terminología que nos facilite el estudio de las variables que condicionan el deporte.

  14. Jorge Martínez     | Reply

    DESMONTANDO UN MITO

    Etimología: origen, forma y fondo de las palabras.
    Al jugador el origen de las palabras se la trae floja.
    Al jugador la forma de las palabras (que no es lo mismo que la forma de expresarse) le tira de un pie.
    Lo que el jugador demanda (y esto es lo que nos ha de ocupar a los entrenadores) es el fondo de las palabras, el significado que ellos entienden…
    Por ejemplo: A mí como entrenador ¿me importa qué mi jugador sepa como se llama el mecanismo táctico que consiste en lentificar/frenar/aguantar/contener/retardar el proceso ofensivo rival (temporización defensiva)? si la respuesta es sí entonces algo falla: El jugador no quiere saber como se llama eso, no demanda conocer el nombre, lo único que quiere saber es cómo se hace, para qué sirve y en qué momento (cuándo y dónde) debe hacerlo. No me llegan los dedos de mi cuerpo para enumerar los “entrenadores” que he visto dirigirse a sus jugadores con el lenguaje más específico, detallado y exacto y claro cómo no… EQUIVOCARSE por una cuestión muy muy fácil muy primitiva, el jugador no entiende y no quiere entender ese lenguaje riguroso, solo pide información clara y breve….
    Algunos se han preocupado tanto por parecer (qué bien habla, qué lenguaje tan culto…) que se han olvidado de ser (entrenadores de fútbol) y amigos el fútbol no deja de ser un juego y esto es más que una ciencia

    1. David Dóniga Lara     | Reply

      No sé qué tiene que ver utilizar un lenguaje enrevesado y difícil con llamar a una cosa por su nombre… Creo que abres otro debate.

      El llamar a cada cosa por su nombre no implica complejidad, pues la mism acción que pones como ejemplo (la temporización), ¡algún nombre tiene que tener!

      O le vas a decir al niño, alumno, jugador…:¡Vuelve pa atrás a toda ost…!

      Creo que si eso se llama replegarse, no cuesta nada que todos lo llamemos así.

      De verdad creo que de ahí a ir de culto, intelectual, o inventor del fútbol, va un trecho. Incido: entenderse es clave, y si le ponemos el mismo nombre, todos, a lo mismo, nos entenderemos mejor.

    2. Joaquín Lobón     | Reply

      Jose Ignacio, podemos estar de acuerdo que el buen entrenador es el que sabe transmitir conocimientos, más allá de ser un teórico (de los que existen, y muchos), pero en esta vida debemos hablar con propiedad.
      Aquí no estamos debatiendo como le transmites la información a los jugadores, sino como elaboras tu metodología de trabajo con respecto a TU preparación de las tareas a elaborar, que son dos cosas distintas.
      Cada uno es libre de organizarse como quiera, desde ir al entrenamiento e improvisar lo que quieres hacer o simplemente pensar en situación de juego y trabajarlas aisladamente, pero hablar con propiedad es importante.
      Cuando hablas de la competición que juegan los primeros de cada liga, lo llamas la “Champion league”, no …. la liga esa que juegan los que van primeros.
      De la misma manera, si quieres estructurar tu metodología de trabajo, es mejor definir las acciones que quieres trabajar con un concepto x (por ejemplo, transcisiones) a denominarlo… el ejercicio ese en que el rival da un patadón y nosotros tenemos que girar al lado contrario del que venimos.
      Y es que no es lo mismo una niña en el canal de la mancha que una mancha en el canal de la niña.

  15. Tony     | Reply

    Buenas, imaginaos que un jugador recupera el balón en el área, según alguno de vosotros ya está atacando, yo creo que no, no realizamos las mismas acciones cuando recuperamos en zonas peligrosas, que en nuestro campo, que en el campo contrario.
    Creo que estamos atacando cuando ya tenemos libertad total para realizar todas las acciones de ataque, y esto sucederá cuando realicemos una contra nuestro jugador este en campo contrario y pueda sin ningún problema realizar las acciones que el considere, evidentemente no le diremos a nuestro defensa anterior que ya está atacando, sea como fuere la transición existe, llevar el balón a un lugar seguro para iniciar ataque, y en defensa, evitar que nos hagan una contra con presión mientras el equipo se organiza sería defensiva, por ejemplo pero creo que hay infinidad, dependiendo como explica la periodización Táctica y un gran estudioso del fútbol como TAMARIT de la manera de que cada uno tenga de ver el fútbol.

    1. David Dóniga Lara     | Reply

      Como bien explico en el artículo, eso de lo que hablas puedes denominarlo transición (transición de ataque de zona inicio a zona de finalización), por supuesto, pero no decir que es otra fase o momento del juego más, que es otra de las cosas que quiero poner en tela de juicio.

      Tamarit, con respecto a la PT, habla de momento defensivo, ofensivo, y transiciones at-def y def-at como 4 FASES o MOMENTOS del juego; yo pretendo justificar que sólo hay 2 momentos: cuando tengo balón o robo(atacando), y cuando no tengo balón o pierdo (defendiendo); y por otro lado, que las transiciones de las que tú hablas tienen nombre: en el caso que pones, contraataque.

  16. PRT     | Reply

    En primer lugar darle la enhorabuena tanto a la pagina por su éxito como a David por su gran articulo.
    Soy un joven, apasionado, fanático y entusiasta del mundo del fútbol, cualquier calificativo se queda corto para expresar lo que este deporte hace de mi y como lo vivo, por eso, y aún corriendo el riesgo de que suene a comercial televisivo creo que la mejor definición es: YO SOY FUTBOL.
    Os acabo de conocer como blog pero creo creo que os seguiré desde la sombra por mucho tiempo.
    A David en cambio, tengo la suerte de conocerle personalmente, e incluso de compartir entrenamientos con él, así que, como no puedo decir nada sin desatarme en elogios hacia su persona, le mando un saludo.
    Con respecto al articulo, y para ir terminado, me parece un gran aporte, yo también pienso que las transiciones no existen, son los padres o en este caso los periodistas. Para mi el fútbol tiene ataque y defensa, tanto si se tiene el balón como si no se tiene.
    Un saludo y muchas gracias.

  17. Rubencm2     | Reply

    Buenas a todos los amantes de este deporte,
    Tras leer el GRAN ARTICULO y todos sus comentarios, lo extrapolo a nuestro gran cometido como entrenadores…¿Cómo aplicar todo nuestro conocimiento a lo verdaderamente importante?, a la Sesión de Entrenamiento.
    Como bien apunta esta web en su cabecera “ Un entrenador es lo que sus futbolistas quieren que sea”, dicho esto, busquemos los métodos para transmitir los medios más eficaces para que nuestros jugadores lo apliquen en el campo.
    Con posesión o sin ella, trabajaría situaciones de juego teniendo en cuenta principalmente los siguientes factores llamémosle por ejemplo ”comunes”:
    – Zonas del terreno de juego
    – Superioridad o inferioridad
    – …
    Y factores, por ejemplo, ”específicos”:
    – Equipo rival
    – Estrategia
    – Estado del partido
    – …

    Un saludo a tod@s

    1. David Dóniga Lara     | Reply

      Estoy acabando mi trabajo de fin de máster (por eso surgió el artículo, por el análisis que estaba haciendo de las acciones de juego) y en relación a lo que dices, mi trabajo va encaminado al diseño de una herramienta de planificación muy sencilla, similar a lo que puede aportar Frade o Seirullo, pero mucho más práctica aún. Espero que pueda ser editado porque sería una ayuda a todos los entrenadores, desde la 3ª regional hasta la primera división (similar a lo que ha propuesto Adrián Cervera en su libro, recomendable al máximo).

      Si no tengo la suerte de que ninguna editorial se tire a la piscina conmigo, no dudéis que ese modelo de planificación (sistémico, actual y práctica, basado en la creación de tu propio modelo de juego en función de las situaciones que defino) estará a disposición de todo el que lo quiera.

      Será un placer aportar mi granito de arena a todos los entrenadores inquietos y con ganas de mejorar.

      Un saludo

  18. Joaquin     | Reply

    Hola a todos!
    Gran página para entrenadores y gran artículo. El debate abierto es muy interesante. Para mí las transiciones existían aunque después de leer esto tendré que reflexionar sobre ello.
    Hay una cosa que no me gusta y no quiero ofender a nadie ni mucho menos. El último comentario del autor suena un poco ególatra y es más propio de aparecer en un blog de publicidad: En su último post usted no habla de fútbol, se dedica a autopublicitar un trabajo de fin de máster que está realizando, todo hay que decirlo de una forma muy inteligente porque imagino que aquí la publicidad le será gratuita. No obstante lo más curioso no es esto, sino que usted mismo asegura que la aportación de su trabajo será similar a la de los profesores Víctor Frade y Paco Seiru-lo, INCLUSO que será más práctica…. OOLEE y se quedará tan ancho…. pero ¿usted quién se cree qué es? ¿cómo puede ni siquiera intentar acercarse a dos eminencias en la planificación deportiva? La última perla es su última frase: “Será un placer aportar mi granito…” lamento decirle que debe valorar la posibilidad de incluir un verbo humilde: intentar….. sería un placer que usted intentase aportar un granito de arena porque por lo expuesto en su artículo parece que puede ir bien encaminado.
    Repito que no trato de ofenderle y me dirijo a usted con el máximo respeto, el que se ha ganado con su artículo pero que ha dañado con su último comentario.
    Saludos a todos!

    1. David Dóniga Lara     | Reply

      No era mi intención. No gano nada con publicitar eso, piénselo, porque no voy a sacar ningún rendimiento económico (si yo publico un libro, tenga por seguro que no va a ser un best seller).

      De hecho digo que, si nadie me lo edita, yo se lo envío a quien lo quiera (gratis, en PDF) para que lo pueda utilizar. Actualmente, lo de trabajar GRATIS para los demás no se lleva… Lo quiero editar porque puede ser útil para todos, usted incluido.

      Estoy haciendo un trabajo que tiene su base en Frade y Seirullo, y tantos años de trabajo de ambos no son comparables a mi corta experiencia; hay un respeto y una admiración hacia ellos máxima. Qué decir del aprendizaje…

      Simplemente intento que la parte de complejidad que tienen ambos, y que a mí me ha costado entender y poner en práctica (y creo que sí que estoy en disposición de analizar esos trabajos y sacar lo que me gusta y lo que no), sea reducida para ponerla al servicio de cualquier entrenador, ¡yo el primero!

      De verdad, creo que se ha excedido usted en la crítica destructiva y no estaría de más que, ante un foro como este donde leen tantos entrenadores y gente de fútbol, me pidieras disculpas.

      Mi intención contestando a los comentarios es la de que la gente interaccione con la persona que lo ha escrito, como me gustaría que se hiciese en un comentario mío. Me sería más fácil no hacer nada ni perder mi tiempo contestando, pero creo que es útil para el aprendizaje de todos.

      Le invito a releer mi post y a analizar su exceso.

  19. José Antonio Mateo     | Reply

    Solo queria decir que estoy de acuerdo en la idea principal del artículo, no hay transiciones tal cual, yo hablo siempre de “reorganizaciones” en el juego en función de, no solo tener el balón o no, sino donde está, que intenciones muestra el contrario, que compañero tiene el balón…que conocimiento tengo de todo esto…y no se puede crear un modus operandi a nivel grupal y quedarnos ahí, ni siquiera solo a nivel del puesto específico, más bien hay que llegar al individuo (jugador). Aunque debe haber unas pautas generales de comportamiento, un sentimiento, que deben ser comunes en todo el equipo. Se que es complejo pero aquí está la esencia del juego.

  20. jesus     | Reply

    hablar de las transiciones ataque-defensa lo podemos convertir en un tema muy complejo o muy sencillo segun como transmitamos,yo creo que la gran mayoria de los entrenadores tenemos un “defecto” que es muy conveniente que nos pongamos a reflexionar y es que para querer “demostrar” nuestros conocimientos hacemos y realizamos insufribles articulos donde no enrocamos en la teoria y no somos capaces de salir y al final se pierde toda la esencia,yo creo que es mas sencillo que todo esto y es conveniente que a nuestros jugadores se lo pongamos “muy sencillo” a la hora de transmitir
    un saludo

  21. Angel     | Reply

    Yo si creo en las transiciones como fase indirecta del juego. Una transicion se puede asumir de distintas maneras en el juego. Se puede aplicar a tu modelo de juego perfectamente con lo cual para mi es una fase del juego es mas para mi las fases del juego son 6 no 4. ATAQUE , DEFENSA, TRANSICION OFENSIVA,TRANSICION DEFENSIVA, BALON PARADO A FAVOR , BALON PARADO EN CONTRA. Si la transición fuese un simple cambio de rol nos atascaríamos en nuestro modelo de juego. ¿Que hago cuando robo el balón?¿Donde lo hago? ¿Como lo hago? así con ambas transiciones. EL mayor porcentaje de goles que se marcan son a balón para y por medio de transiciones con lo cual.

  22. jose antonio     | Reply

    la verdad es que de un tiempo a esta parte y cada dia mas parece que algunos analisis de futbol por lo demas sobre temas bastante sencillos parece que pretendieran sus autores pasar a la posteridad,¿ hace falta para analizar un juego por lo demas sencillo toda esta serie de frases grandilocuentes, de citas continuas a socrates , platon, descartes etc ?yo sinceramente creo que no, leia hace poco un libro de johan cruyff y lo sencillo que era comprender todo lo que en el decia eran conceptos faciles de asimilar de entender que se contraponen con la terminologia rebuscada de algunos chicos cargados de tanta ilusion como de topicos, las transiciones en el futbol bajo mi modesto punto de vista no son mas que el paso de una fase de juego a otra fase de juego por lo que las entiendo mas por un aspecto mental que obliga al equipo para llevarlas a cabo con rapidez y eficacia a vivir el partido intensamente que por algo de tipo tactico y desde luego eso de decir que un equipo juega en base a rapidas transiciones creo que no es entender lo que es una transicion en terminos conceptuales, creo un magnifico ejemplo es el barcelona sobre todo de la era guardiola donde uno de los aspectos mas relevantes de su juego era el concepto transicion, es decir de como pasaban mentalmente de una fase tras perdida de balon o tras robo con la velocidad mental que pasaban de una fase ofensiva a otra defensiva o viceversaa partir de ese estado mental empezamos a hablar de conceptos y de principios tacticos si tus transiciones son rapidas y eficaces estaras en disposicion de atacar o de defender de una forma muchisimo mas organizada .un saludo

  23. carlosg     | Reply

    No encuentro la importancia en que las fases del juego sean 4, 5, 6 o 7. O si se llaman fase de: ATAQUE, DEFENSA, TRANSICION, POSESION, PRESION, RECUPERACION. Me parece un debate insulso, sin sentido. SI hay o no transicion, lo mismo, es un debate insulso. El futbol no es una ciencia, por lo tanto pretender estudiarlo como tal no tiene una base racional.

    Creo que hay problemas, aspectos, temas y objetivos del futbol que si pueden ser formalizados o analizado desde un ángulo pseudo-cientifico. Por ejemplo la posicion de los jugadores en el campo o la tactica de ataque y defensa que se utiliza en funcion de las circunstancias del partido (si se juega de visitante, si el otro equipo es mas fuerte/debil, si no se tiene la pelota, etc.). En terminos simples hay 2 solo fases; ATAQUE y DEFENSA. Partiendo de ahi las terminologia se simplifica y los entrenadores pueden enfocarse en las estrategia (el que) y la tactica (el como).

    Si uno comienza por estudiar si el equipo se encuentra en fase de transicion defensiva o de ataque es adicionar complejidad a una materia que no es cientifica y cuyo objetivo o resultado depende y esta sujeto a multiples factores incluyendo el azar o la suerte y los errores a favor o en contra en el accionar de los jueces del partido.

  24. Jorge Castello     | Reply

    Cuando tengo el balón ataco,cuando lo pierdo defiendo.Esto es simple y el jugador lo entiende,y con la variedad de ejercicios simuladores de juego se logra,pero lo mas complicado es ejercitar que no todos están en acción de ataque aunque tenga mi equipo el balón,y no todos están en defensa cuando pierdo el balón,algunos deben estar pensando que si lo pierdo,mi posición para defender es correcta,y si la recupero mi posición de ataque es efectiva, si hay una transición simultánea en lo cognitivo y se debe trabajar.No es solo cambio de roles, es como leer el juego.

  25. Leo     | Reply

    La verdad que el articulo esta bien fundamentado. Si bien es verdad que las trancisiones duran pocos segundos y a veces ni se llegan a realizar por una recuperacion rapida. No creo que este mal utilizar el termino trancision, si no todo lo contrario. Servirá para llegar al entendimiento. A mi criterio las trancisiones existen, es decir luego de perder la pelota debo prepararme para defender de acuerdo a como ataque mi rival. Y luego de recuperar la pelota debo prepararme para atacar el lado debil de mi rival. De acuerdo el modelo de juego se presionara tras perdida o se replegara hasta la zona en que se desee recuperar el balon.
    El reposicionamiento de los jugadores es la trancision, Cerrarse para defender, abrirse para atacar o lo que el modelo nos indique. Pero quieran o no, ese reposicionamiento es una trancision para atacar o defender. Lo podemos llamar como primer fase de ataque tras recuperacion o primer fase defensiva tras perdida o el nombre q les guste. Pero sino le gusta el termino trancision acordemos uno para entendernos.
    Las trancisiones existen y son los caminos para pasar de un estado a otro.
    Un ejemplo burdo: La transicion para darse un baño es sacarse la ropa. Y La transicion luego de baño es ponerse la ropa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *