Las Transiciones en Fútbol, por David Dóniga

Category: Sin categoría Written by Javier Lavandeira / 4 noviembre, 2013

Poco a poco vamos consiguiendo lo que pretendía cuando creé este blog, que no sea un blog personal, sino un blog comunitario, que sirva de plataforma para que podamos intercambiar opiniones entre todos aquellos apasionados del mundo del fútbol.

Eso es lo que pretende David Dóniga Lara con su artículo, exponer su punto de vista sobre un tema controvertido en el mundo del fútbol, las transiciones y que a buen seguro dará mucho que hablar, gracias David por tu generosa aportación a esta gran comunidad de debate.

David Dóniga es Entrenador Nacional Máster, ARD del COE y Lcdo. por INEF Madrid.
De su CV  como jugador destacamos su etapa en en el C.D. Guadalajara en Tercera División y en División de Honor Juvenil. También ha jugado en las categorias inferiores del A.D. Torrejón y del Real Madrid.

Como Entrenador:
– C.D. Toledo: 2º Entrenador. Segunda B Grupo 1, 2011-2012 / Tercera División Grupo 18,
2010-2011 (ascenso)
– Talavera C.F. 2º Entrenador Tercera División Grupo 18, 2009-2010 (playoff)
– C.D. Ciempozuelos: Preparador Físico, Tercera División Grupo 7,  2008-2009
– C.D. San Fernando:  Preparador Físico, Tercera División Grupo 7,  2007-2008
– C.D. Alcobendas: 2º Entrenador Tercera División Grupo 7,  2006-2007 /  2º Entrenador Preferente Madrid Grupo 1, 2005-2006 (Ascenso).

Os dejo con el artículo y, como siempre, os invito a participar con vuestros comentarios.
Aprovecho para comentaros que con el volumen de visitas que está teniendo el blog – GRACIAS de nuevo a todos por vuestra participación – estamos recibiendo muchísimo spam, por lo que provisionalmente he activado un filtro, de forma que el primer comentario que realicéis a partir de ahora se demorará un poco en salir publicado (los siguientes ya se publicarán al momento). Por favor, que no sea un freno, en cuanto me resulte posible y resuelva lo del spam volvemos a la publicación inmediata.

LAS TRANSICIONES EN FÚTBOL, por David Dóniga

INTRODUCCIÓN
A raíz de la elaboración de un análisis de las acciones que se dan en nuestro deporte, y con el fin de encontrar una base para planificar la estructuración de mi modelo de juego, surge el cuestionamiento de cuántas fases interactúan y podemos distinguir en el fútbol.

Están completamente aceptadas por su utilización habitual palabras como transición ofensiva y/o defensiva, transición ataque- defensa o atacar y defender en transiciones o transiciones…

La siguiente reflexión surge con la idea de aunar conceptos y significados, no en una disputa etimológica, sino práctica, y apoyada en un lenguaje común universal que todos manejamos  como técnicos y que sirve para poder llamar a las cosas por su nombre y, al final, poder definir lo que se da en el juego para poder entrenarlo de cara a que nuestro equipo sea competitivo.

Acotar por un lado, y hablar con propiedad, por otro, buscando el entendimiento.

ANÁLISIS
La Periodización Táctica (Silva, 2008.; Tamarit, 2007), tan de moda actualmente, habla de cuatro fases de juego en el fútbol: Ataque, defensa, y transición ataque defensa y defensa ataque. Siempre desde una visión sistémica (Kapra, 1998) y no aislada.

Hasta ahora, y siguiendo la PT, daba por hecho que esas cuatro fases eran las que se daban en realidad. Pero a la hora de preparar el trabajo para mi equipo, he decidido hacer una estructuración del juego que me permita controlar el mayor número de situaciones que se dan con el fin de entrenarlas y evaluarlas y, al hacer una clasificación, esto no me resultaba correcto.

La escuela  de entrenadores, que creo que debe de ser una referencia para los técnicos, y que marca nuestra forma de entendernos y un lenguaje común, habla de una serie de principios defensivos y ofensivos, tres zonas del terreno de juego y dos fases, ataque o defensa. En función de eso se originan las acciones de juego sobre las que se apoya mi modelo.

Autores como Bayer (1979) también hacen esta clasificación en defensa y ataque para los deportes de equipo

A.- Dos fases de juego según Bayer:
– cuando tenemos el balón (ataque)
– cuando el rival tiene el balón (defensa)

Y de ellas surge, en su opinión…

En ataque:
– conservar la posesión (yo lo entiendo como control de juego)
– progresar (yo lo entiendo como progresión en el juego, profundidad)
– intentar hacer gol (podemos hablar de atacar, contraatacar)

En defensa
– robar (lo entiendo como presión)
– proteger portería (lo entiendo como defensa posicional: es decir, temporización, repliegue…)
– evitar progresión (podemos asemejar la opción a las definiciones del punto anterior)

Por último, el reglamento nos marca que el balón está en juego a través de saques y, estando en juego, se podrá atacar o defender, o cambiar el rol hasta que se vuelva a parar el juego.

A la hora de elaborar esa “lista” de acciones, con esos parámetros, yo encuentro que mi equipo puede:

1.-  tener el balón desde un saque, o desde un robo.
– que esa posesión de balón desde inicio o tras robo se pueda dar en 3 zonas del terreno de juego.

2.-  tener que recuperar el balón tras un saque o tras pérdida.
– y que esa recuperación tras saque o pérdida se pueda dar en 3 zonas del terreno de juego

Por último, todas esas acciones se podrían dar en zona de inicio, creación o finalización (Moreno, 2000).

No es que no encuentre ninguna opción más, sino que en función de estos parámetros aparecen todas las opciones de juego. A partir de aquí, la posibilidad de cruzar las opciones con las zonas del terreno de juego y si es en juego o a balón parado nos ayuda a conseguir agrupar todas las acciones posibles.

*Entiendo que todos apreciamos que durante el juego las fases interactúan, y que el que un equipo u otro tenga la posesión del móvil no implica que todos los jugadores de cada equipo actúen sobre un rol, sino que está implícita la preparación constante para el cambio de rol.

Ejemplo de enumeración de las acciones que se dan en función de los parámetros anteriores (fases, acciones y zonas del campo) :

En ataque, en
– zona de inicio, puedo tener posesión desde…
– saque de puerta
– saque de banda
– libre indirecto
– …
– zona de inicio, puedo tener posesión tras robo
– …
– zona de creación, puedo tener posesión desde…
– libre indirecto
– saque de banda
– zona de creación, puedo tener posesión tras robo

Así hasta completar todas las acciones posibles, en todas las zonas, saques y fases, que además no son muchas, son finitas, y elegir qué quiero que mi equipo haga en cada una (o elegir las más importantes para mi estilo de juego, despreciando otras…).

Tras la elección de un modelo de ataque o defensa ante estas acciones (con sistemas incluidos), ya nos meteríamos en otra “guerra” para desarrollar trabajos que puedan hacer que el equipo responda ante situaciones abiertas con tomas de decisiones correctas, aunque partamos de estas otras con inicio marcado…Pero ese es otro artículo o trabajo.

Lo que nos traía aquí era valorar las fases de juego, y despreciar el tan mal usado en mi opinión actualmente término de “ transición” pues, como he demostrado, dentro de  las fases de juego que se dan no es necesaria incluir tal transición.

¿Por qué?:
– transición es, según la RAE, la acción y efecto de pasar de un modo de ser o estar a otro distinto.

– en el fútbol, no hay tiempo entre atacar y defender, o el tiempo es imperceptible para nosotros, puesto que el paso de una fase a otra es inminente, interactúan constantemente; no hay intervalo de tiempo en el que no pase nada entre una acción y otra: cuando robo, ya estoy atacando en ese robo, y cuando pierdo, ya estoy defendiendo en la propia pérdida. Es despreciable la acción de pasar…

– las acciones a balón parado tampoco dan siempre opción de transitar hacia el orden, puesto que saques rápidos pueden evitar que un equipo se organice

– así que la transición está implícita en el cambio de rol inminente: no es una fase, es el propio cambio de rol o estado. Así sí entendería su uso…

– como no entendería su uso es hablando de transición at.- def. o def.- at., como prepararse para defender o prepararse para atacar después del robo, pues como decía en el punto anterior, no existe como fase

– podría hacerse referencia a transición como llevar el balón de un lado a otro del terreno, ya sea cuando robo cerca de mi área y busco el gol, o cuando pierdo en área contraria y quiero evitarlo (de hecho, entiendo que es el más utilizado). Pero hay otros términos  que lo pueden definir, y que nos marca la escuela de entrenadores, como son el contraataque o la progresión en el juego

– además, esta transición no sería una transición at.- def. o def.- at., sino que sería una transición at.-at., def.-def., o zona de inicio- zona de finalización,  o viceversa…Y para eso tampoco hace falta utilizar el término transición, puesto que también tenemos definidos términos para entender que estoy en una zona, y pierdo o robo, y para llegar a la otra zona hago desmarques de apoyo, ruptura, repliegues, etc…

– La transición, tras hablar con muchos técnicos, parece ser entendida como lo que hace un equipo cuando pierde posesión para recuperar el balón, y viceversa, y hay situaciones muy concretas, en ciertos contraataques, en los que eso parece darse claramente…Pero no se puede estandarizar, puesto que esa acción no es la única que se genera en el juego, y hay otra gran mayoría de acciones que no podemos observar de una manera tan precisa, y que nos demuestra que el balón está en constante pérdida y recuperación, en distintas zonas, y sin margen a pensar en reestructurar al equipo en defensa o en ataque para abordar el ataque o la defensa rival

– Además, poniendo como ejemplo el rol defensivo, mientras una serie de jugadores vuelven a zonas concretas, otros están cerca del balón y pueden robar, ¡y el equipo ya está defendiendo!

– Deportes como el balonmano o el baloncesto tienen las fases más definidas pero en el fútbol no es así.

Aquí se aprecia el espacio a recorrer por el que gana la posesión para conseguir gol, y el espacio a recorrer por el que pierde posesión para evitar el gol. Ambos transitan de una portería a otra, intentan pasar de un repliegue a una defensa posicional para estar detrás del balón (los que defienden)… Todos los cambios son una transición en sí misma; sin embargo, aquí sólo aprecio dos fases: la del equipo que intenta hacer gol (ataque) y el que intenta evitarlo (defensa); ninguno de los dos equipos está inmerso en ninguna transición ataque-defensa, porque uno ya está atacando y otro ya está defendiendo.Si vemos estas imágenes, es mucho más difícil encontrar transición puesto que hay  pérdidas consecutivas, que no dan tiempo a preparar nada. Si está pensando en ordenarte para defender y robas, la idea de transición pierde sentido.

CONCLUSIONES

En definitiva,

– Lo más importante y con lo que saco una practicidad al análisis es que no encuentro transiciones en el fútbol entendidas como fase entre el ataque y la defensa; para mí no es fase sino, como su definición indica, el cambio de rol.

– Así, mi equipo sólo entenderá  y se preparará para qué hacer cuando tenga el balón y qué hacer cuando no lo tenga

– Las acciones que se pudieran entender como transición se aprecian más, a mi modo de ver, dentro del mismo ataque (por ejemplo, cuando no puedo contraatacar y paso a tener el control del juego) o dentro de la misma defensa (por ejemplo, cuando presiono y soy superado, y tengo que replegarme para organizarme), pero tienen otro nombre y ya están definidas

– con la ayuda de la escuela de entrenadores, autores como Bayer, y las reglas de juego, es sencillo estructurar el juego y sus acciones o dinámicas y, a partir de ahí, decidir qué quiero que haga mi equipo en cada situación para sentar la estructura de mi modelo de juego

– si deseamos introducir términos “modernos”, que suenen mejor de cara a la televisión, vendan mejor el producto o hagan a alguien sentirse más profesional por hablar en términos menos habituales, lleguemos a un consenso. Pero lo creo innecesario y poco útil a la hora de ayudarnos a desarrollar nuestro trabajo. Estandarizar de una vez el lenguaje común facilitaría el entendimiento entre técnicos, jugadores y aficionados.

– Es una opinión, justificada, y útil. Queda para la valoración y la utilización por parte de los técnicos a la hora de evaluar lo que hace su equipo en juego y cómo optimizar su rendimiento. Cualquier crítica al respecto será enriquecedora y ayudará a avanzar aún más en el control del entrenamiento y la competición.

Encantado de compartir experiencias con toda la comunidad de FutbolOfensivo.
Un saludo
David

Gracias por compartir!

Sobre el autor


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 + Once =