Cantera del F.CLUB PORTO. El Desarrollo del Talento Futbolístico, ponencia de Luis Castro.

Category: Sin categoría Written by Javier Lavandeira / 4 noviembre, 2013
entreno

A continuación os dejo un resumen de la ponencia de Luis Catro en el Congreso de Internacional de Entrenadoresde Coruña.



“ORGANIZACIÓN DEL TRABAJO ORGANIZATIVO”

 Para empezar, decir que el F.C.PORTO divide su trabajo en varios departamentos, con el objetivo de organizar mejor su trabajo. Estos departamentos son:

a) Departamento de Scouting

b) Departamento Psicológico (5 Psicólogos trabajan en el club)
c) Departamento Pedagógico (Existe un control académico de los niños y tienen un concierto con las escuelas públicas para adecuar horarios de escuela y entrenamientos)
d) Departamento de trabajo con Porteros.

¿COMO CREAR A UN FUTBOLISTA?
El sistema de trabajo para fomentar el desarrollo del talento sigue las siguientes directrices:

1-Todos los ejercicios giran alrededor de la técnica individual y poco a poco se va incrementando un trabajo orientado al nivel colectivo.
2-Se utilizan los videos para visualizar la técnica individual.
3-Se fomenta desde edades muy tempranas el espíritu competitivo y se les forma para ganar.
4-Se fomentan hábitos de vida saludable.
5-Los entrenadores son fichados con dos clases de perfiles que conviven, exjugadores y profesores. Se contratan a full time, dedicación exclusiva y el que es entrenador de los sub 15, luego es asistente de la sub 19, para que comprendas distintas realidades.
6-Se extraen a los jugadores de su grupo y trabajan técnica individual por grupos de forma específica.
7-La táctica se trabaja como un todo: Organización ofensiva-Transición-organización defensiva y viceversa.
8-Se respeta la identidad del futbolista, integrándolo en el colectivo, buscando el trabajo de un estilo de juego.
9-Se pretende que el futbolista perciba el todo, estamos pensando en percibir el juego, ese es el camino que se persigue hacia la formación total.
10-No se realiza trabajo físico específico para nuestros futbolistas. Se trabaja el estado de forma de nuestros futbolistas, jugando, nada de test, nada de picos de forma, continuidad e identidad en nuestro trabajo.
11-Hay que respetar el talento individual del futbolista que en muchos casos es lo que hace quebrar un entramado colectivo rival.
12-El equipo que se configure al final del proceso de formación o durante el mismo, es el resultado de las combinaciones individuales.
13-La semana de trabajo para un equipo de la base es siempre la misma, misma metodología de trabajo, priorizando el descanso para que haya buena disposición física y mental para aprender.

MI REFLEXIÓN PERSONAL (Javier Lavandeira)
Para finalizar quiero hacer una reflexión, ya que el Oporto es un equipo referencia para todos aquellos que amamos la cantera; sin embargo este resumen me abre y cierra los ojos sobre la distinta metodología para desarrollar el talento del futbolista.

Con ello, lo que quiero decir es que hay muchas sombras con las que no estoy de acuerdo, por ejemplo utilizar los videos para visualizar la técnica individual y sacar a los futbolistas de su grupo para mecanizar movimientos técnicos de corte motriz y poco interpretativos…..se contrapone con querer que entiendan el todo y respetar la identidad del futbolista creativo.

Por otro lado y con ánimo de no entrar en conflictos, si me parece interesante que si estás en una cantera profesional, al niño se le enseñe a competir, se le exija y se le prepare para lo que se le viene encima, repito y debe quedar claro, CANTERA PROFESIONAL, no en el equipo del barrio, que las miras serían otras. Sin ligar a duda estas indicaciones de Luis Castro no me han dejado indiferente y eso es lo bueno, seguro que a vosotros también se os calientan los cascos con algo como a mí, ¿qué pensáis?.

Gracias por compartir!

Sobre el autor


Comentarios (15)
  1. Alex Couto     | Reply

    Estoy de acuerdo contigo, el fútbol se juega dentro de un contexto, todo lo que sea salirse de él es desnaturalizar el proceso de aprendizaje. Cada club debe incorporar su propia cultura en función de muchos parámetros y variables, la filosofía propia de enseñanza viene en consonancia con el producto final que tu quieres plantear y ahí es en donde reside el camino del aprendizaje, hacia donde quieres ir. El equipo profesional, su estilo, su cultura de club, su propia idiosincrasia marca la pauta del camino. Pero el fútbol es y será siempre un deporte colectivo, fuera de la colectivización, la enseñanza pierde sentido. A mí también se me cayó un mito cuando escuche la ponencia, pensé que Porto iba de otro palo diferente.

  2. javi     | Reply

    Esa es una pelea que tengo en el curso de entrenadores, la técnica debe estar incrustada en la táctica y por qué en niños pequeños se les tiene 30 minutos dando pases en estático, si se les puede marcar una situación colectiva que a la vez que dan los pases vayan entendiendo el juego y sus asociaciones.

  3. Adrián Fernández     | Reply

    No veo mal el trabajo individualizado y analítico de la técnica con los chavales alejados del colectivo. Para realizar las acciones tácticas hay que tener una buena técnica y en un contexto colectivo estas se puede ver mitigadas por diferentes situaciones que se dan a lo largo del ejercicio o partido que realicemos. Es decir, se pueden tapar esas carencias técnicas, por ejemplo, por una buena colocación.
    Yo lo veo de esta forma. Se puede comparar a los ciclistas: uno de forma individual puede ser muy malo en una contrareloj individual, pero sin embargo puede ser bueno en una por equipos gracias a que puede aguantar los relevos bien y aportar frescura en el trabajo.

    1. javier lavandeira     | Reply

      Respeto tu opinión, pero el ciclismo es un deporte individual y el fútbol es colectivo, puedes aprender muchas situaciones técnicas a base de repeticiones, pero como luego no las transfieras a las necesidades del juego, no van a identificar gesto técnico con la solución a una u otra determinada solución.
      Gracias por participar y debatir, es de la forma que podemos aprender unos de otros.

      1. Adrián Fernández     | Reply

        Quizá no puse el mejor ejemplo jaja.
        En el fútbol un central (por ejemplo) puede ser una persona que supla muy bien sus carencias técnicas a la hora de realizar un despeje, entrada…por tener simplemente una buena disposición táctica tanto él como sobre todo una buena disposición táctica el equipo.
        Si coges a ese central y lo apartas del grupo y le enseñas de forma analítica como posicinar su cuerpo para el golpeo en un despeje orientado, con que parte del pie o cabeza realizarlo, etc. sacaría un benefio mayor que si lo pones a jugar un partido o a realizar una tarea colectiva y despeja de cualquier forma. Y lo digo porque en esta última situación no se le enseñaría como hacerlo…lo que suele pasar es que se le eche la bronca por su mala acción.
        La técnica ha de trabajarse en mi opinión de una forma analítica igual que la condición física… cada uno tiene unas necesidades que debe cubrir y en este caso se puede obviar al trabajar en colectivo

        1. Adrián Fernández     | Reply

          por cierto y perdón por poner dos mensajes… Un debate este, como bien apuntabas ya de entrada en tu análisis de la conferencia muy enriquecedor y que siempre trae controversia y discrepacias de las cuales aprender.

          Saludos

          1. javier lavandeira    

            Ese es el objetivo del blog, aprender unos de otros, argumentando nuestras ideas y si son opuestas, más enriquecedoras.

  4. Pablo Gil     | Reply

    Pues yo soy más del palo de Adrián Fernández. A mí no me parece mal un trabajo técnico puramente analítico, aunque pueda parecer descontextualizado. Pero lo defiendo en las categorías más bajas del fútbol, es decir, prebenjamines y benjamines de primer año (he llevado a mi grupo estas dos categorías en las dos últimas temporadas). Me parece importante porque, sin una buena base técnica, no puedes adelantarte e intentar que hagan, por ejemplo, una pared. Por eso creo que al principio se deben realizar analíticos para perfeccionar los movimientos básicos (control-pase-tiro), eso sí, sin obviar por supuesto juegos y otras actividades (son niños!!).
    Yo lo he vivido en primera persona y este año, (benamines de 1er año e incluso cuento en mi equipo con tres prebenjamines que ya estaban el año pasado conmigo) me puedo permitir el lujo de entrenar a base de posesiones, y otras tareas más globales. Y estas tareas son demasiado pesadas para niños que se han incorporado este año sin haber estado conmigo el pasado, porque mientras hacen un control, ya han perdido el balón ante compañeros que ya tienen esas bases técnicas adquiridas.

    1. javier lavandeira     | Reply

      vale, tampoco podemos ser radicales, yo no tengo nada en contra el trabajo analítico, creo que puede complementar, pero con niños tan pequeños , yo soy más amigo de en vez de decirle dale con el interior, para con la planta y devuelvela, plantea una tarea en la que el ,con tu ayuda,pueda llegar a descubrir como hacerse con el dominio del balón, lo asimile y lo transfiera a las necesidades del juego, aquello que el niño adquiera a través de la inteligencia, tiene más posibilidades de llevarlo al juego, que aquello que ejecute porque tu le has dicho como se hace.

      1. Pablo Gil     | Reply

        El tema de las libertades, y hablo desde mi forma de trabajar personal (y ahora mismo, porque sabe Dios cómo será en tres o cuatro años) lo enfoco más hacia situaciones de juego que hacia acciones puramente técnicas.
        Por ejemplo, el tema del control y el pase lo machaco de esa manera, porque creo que es la mejor forma de que aprendan; otro ejemplo, el golpeo a puerta o los pases en largo: les explico la ejecución y después las trabajamos, cada jugador tiene después sus manías propias o sus “trucos” para una mejor ejecución, pero siempre desde la base de lo que considero que es un buen control, un buen pase largo, etc.
        Por otro lado, en situaciones reales de juego que les planteo (como una superioridad en ataque, o una salida desde banda, o crear una jugada desde atrás), les doy digamos unas opciones que después ellos interpretan a su manera, libremente y se van dando cuenta de que si tengo mucha gente en un lado debo ir a otro, o que si conduzco el balón mi compañero queda libre…etc.
        Pero me cuesta entender más esa adquisición de capacidades en la técnica pura, porque sé de alguno que si lo dejo, dos años depués me sigue tirando a portería con la puntera. :)

  5. Jorge     | Reply

    Tema peliagudo este. Voy a dar mi opinión sin ánimo de crear polémica ni ofender a nadie. El trabajo individualizado y analítico me parece algo arcaico, de otra época, muy tradicional. Enseñar a un niño, incluso a un adulto, acciones técnicas de forma aislada, descontextualizada, resulta muy fácil. Enseñarlo de esta forma es la manera más sencilla para el “entrenador” y también el método más fácil de aprendizaje para el niño (o adulto). En cambio, lo más fácil no siempre es lo mejor, y aquí es donde esta, bajo mi punto de vista, la clave. Mítica tarea por parejas separados a 10 m. control y pase durante 5 min. y vemos al “entrenador” caminando por ahí dando algún consejillo y haciendo alguna corrección, después de 5 min. (para mí, perdidos) se le ocurre alguna variación tipo cambiar la superficie, aumentar/disminuir la distancia, velocidad del pase, control estando estáticos o en movimiento, etc etc etc… Con todos mis respetos para los que hacen esto y lo defienden, esto es lo más fácil, casi lo podría hacer cualquier fulano que está todo el día en el bar. Obviamente esto no es lo mejor, si me apuras, es anti-metodológico. ¿ estos niños van a tener un buen gesto técnico a la hora de ejecutar un pase? si ¿van a tener precisión? probablemente ¿van a fallar la mayoría de los pases en un partido? indudablemente si, y aquí cuando nos preguntaremos ¿ por qué fulanito fallo un pase? hay muchas posibles respuestas, mala ejecución, mala percepción, mala decisión. De manera analítica no se enseña al niño a entender el juego, a entender cuando debe dar un pase, a quién se lo debe dar, en definitiva, no se le enseña a pensar ni se fomenta su creatividad ni inteligencia (de aquí los términos arcaicos y anti-metodológicos). El trabajo analítco forma robots, en cambio enseñar a pensar, provocar que descubran una solución a un conflicto que se da en el juego, forma jugadores y este debe ser el cometido de cualquier entrenador que trabaje en la base. Mi conclusión y ya termino, es que lo más fácil (método analítico) no es lo mejor (enseñar a entender el juego).

  6. Alberto S.     | Reply

    Yo llevo entrenando 8 años. Desde juveniles a chupetines que recién empiezan. Deberíamos partir de la base de que no todos tienen la misma capacidad de comprensión ni de aprendizaje, como sucede en el colegio, donde no todos son alumnos de sobresaliente, también los hay de notable y aprobado raspado. No todos los métodos funcionan igual con todos los niños. Hay niños a los que hay que dárselo todo machacado porque no se concentran y no tienen grandes habilidades, y otros niños con los que funciona de maravillas el método integrado. La teoría es bonita, pero no es tan fácil ponerla en la práctica con determinados grupos de niños, por las cuestiones que sean.

    Yo defiendo que el método analítico vale en ciertos momentos. Para que aprendan a realizar un gesto técnico a base de que repitan, porque muchos no lo tienen naturalmente, y colocan mal el cuerpo, no coordinan el movimiento, se quedan rígidos, hay niños con problemas de coordinación. Sobre todo a la hora de volear con el interior, de tocar de primeras, de jugar de cabeza, o controlar balones con el pecho. Eso vale un rato, luego hay que introducir ese método en ejercicios más dinámicos, en los que haya que pensar y tengan que resolver las situaciones en base a lo que les planteas, y con las herramientas que les has dado. Pero si no saben hacer un pase sin presión alguna de un rival de primeras en un ejercicio tranquilo y estático, no lo sabrán hacer bien en dinámico, con la presión y velocidad adecuadas.

    Este año que tengo benjamines de primer año estamos perdiendo muchos partidos porque le ponen muchas ilusión y muchas ganas, pero nos faltan muchísimas cosas a todos los niveles. Los resultados me dan igual siempre y cuando aprendamos a asociarnos, a jugar, a que como bloque tengan una forma de jugar y adquieran automatismos para ser mejores jugadores a nivel individual y colectivo. Si en junio controlan, pasan, tiran y conducen mejor, a nivel individual me valdrá. Si a nivel colectivo, dejan de dar pelotazos como en septiembre para pasar a llegar con paredes, combinaciones, y más de 8 pases por jugada en junio me doy por contento. Los míos aún tienen 8 años y una vida por delante para aprender muchas cosas sobre el fútbol. Yo siempre defenderé que primero hay que darles una base técnica para que manejen gestos simples, y luego echarles a volar en situaciones donde su imaginación y creatividad sea lo que les diferencie de ser jugadores correctos a ser buenos jugadores.

  7. fernando rangel     | Reply

    Me parece un trabajo muy bien orientado el de estas canteras, saben muy bien lo que quieren y lo mejor es que les ha dado resultado. Hay algo que me converge y siempre he estado de acuerdo y desacuerdo con algunas cosas con el Tema de los test. > El punto diez,”No se realiza trabajo físico específico para nuestros futbolistas. Se trabaja el estado de forma de nuestros futbolistas, jugando, nada de test, nada de picos de forma, continuidad e identidad en nuestro trabajo.”; quisiera tener un argumento mas de fondo por que tampoco estoy de acuerdo con los test y menos en donde tu eres D.T, P.F. Asistente y mas.

  8. javier lavandeira     | Reply

    tu los vas dirigiendo, pero si ellos se van dando cuenta que dándole con el empeine el balón va más fuerte, que dándole con el interior el balón va más dirigido, luego intervienes tu con tu ayuda, para finalmente asentar lo bueno y desechar lo malo, pero ya tendrás mucho ganado, el niño ha participado activamente en la tarea, jugando y experimentando, animales a que ceen e innoven, sin machacarle mucho, si está bien o mal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *