Tareas: Neutralizar cambios de orientación

Category: Sin categoría Written by Javier Lavandeira / 20 abril, 2012

Siempre os digo que cuando hago este tipo de artículos, no son categóricos, sino que invitan a la aportación de quien lo lee, porque no creo en recetar para combatir o neutralizar ningún principio sino en exponer una serie de opciones y sobre ellas trabajar, reducir o añadir.

Frenar a un equipo que realice cambios de orientación constantes es muy difícil porque a buen seguro, será un equipo que tenga posibilidades de circular el balón y nos obligue a hacer un trabajo extra defensivamente hablando.

Yo he tratado de exponer algunas propuestas y he ejemplificado la puesta en práctica con dos tareas, que os sirvan de ejemplo y que os ayuden a llevar las propuestas a la práctica.

 
Situación de juego real en la que inician el juego azules. Están obligados a pasar por el cuadrado y jugar con uno de los pivotes de banda, para poder abarcar todo el campo e ir hacia portería contraria. Los rojos deben impedir que haya transiciones de banda a banda, para ello, una vez que intervenga pivote de banda, deben manifestar cambio de ritmo defensivo y manifestar profundidad defensiva a lo ancho, intentar robar balón y buscar la salida por banda contraria para ir a buscar el gol, dotando de libertad de intervención a todos los jugadores, con independencia del terreno de partida en que se encuentren.
Situación de partido en donde azules comienzan el juego y deben intentar buscar portería contraria, para ello están obligados a que el balón circule por los 3 carrriles. Mientras rojos sólo podrán ocupar dos carriles que variarán en función de donde se halle el balón, tratarán de acumular gente para robar y buscar contraataque hacia portería
contraria, impidiendo a la vez que el contrario tenga menos espacio a lo ancho para que así le cueste circular por los 3 carriles.

 

 

Gracias por compartir!

Sobre el autor


Comentarios (1)
  1. Adrián Fernández     | Reply

    Como bien expones el equipo que practique los cambios de orientación continuos en el juego seguramente sea un equipo que tenga unos jugadores en el campo con una buena técnica a la hora de desplazamiento del balón y faciliten la circulación del balón (caso por ejemplo del barça, con xavi, iniesta, cesc y compañía). Por tanto la solución que tendría yo sería la de poner en práctica todo lo que acabas de decir con los siguientes matices:
    El repliegue defensivo lo haría hasta 3/4 ó 1/2 campo para desde ahí, empezar a realizar la presión al poseedor del balón y orientar dicha presión a la zona del campo que me convenga para así reducir su espacio de maniobra y anticipar el robo del balón o bien el fallo del equipo contrario por no tener salida a ningún otro espacio del campo o jugador (particularmente orientaría dicha presión a la banda). Creo que de esta forma también combatiría la amplitud del equipo contrario, obligando a jugar un poco más juntos.
    En el equilibrio defensivo pondría especial atención a esa distancia entre líneas para así realizar la presión de la que hablaba antes de forma homogénea y sobre todo para evitar que las líneas estén demasiado juntas y se puedan romper con un cambio de orientación largo que rebase dos líneas a la vez.
    Y abro un debate con mi última exposición:
    Como último recurso, aunque en el día de hoy no esté muy bien visto y no sea una forma honrada de jugar, si llega un momento en el que tú equipo se ve rebasado por esa fluidez y ese dinamismo a la hora de los cambios de orientación, la realización de alguna falta (tipo agarrón, obstrucción) podría facilitar en algunos momentos el que el equipo contrario no pueda dar fluidez a su juego. Qué os parece esta última reflexión?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × 5 =