Transferencia entre Baloncesto y fútbol, por Eric Tenllado

Category: Sin categoría Written by Javier Lavandeira / 20 abril, 2012

Hace poco un amigo mio me comentó que Guardiola era un estudioso del baloncesto y que buscaba continuamente similitudes al fútbol, así que me puse en contacto con Eric, que trabaja en la escuela del Espanyol y me comentó que él había hecho un trabajo al respecto y que era un tema que le gustaba.

En esta línea Eric Tenllado (Twitter: @Tenllado7) nos ha preparado un trabajo muy ilustrativo que trata de asemejar la transferencia entre baloncesto y fútbol a la hora de contrarrestar una defensa en zona.

Eric es otro claro ejemplo de los “locos” por el futbol que entre todos formamos esta comunidad de Fútbol Ofensivo. Desde los 14 años compagina sus estudios con su faceta de entrenador  de Fútbol Base del Espanyol (en la escuela del club) además de futbolista desde los 7. Eric tambiés es Técnico Deportivo en Aula Europea y está finalizando sus estudios de Ciencias de la Actividad Física.

Os invito como siempre a leer su artículo y reflexionar sobre sus planteamientos.

Transferencia entre Baloncesto y fútbol para contrarrestar una defensa en zona , por Eric Tenllado

En los factores y condiciones necesarias para un correcto aprendizaje encontramos diversos factores que se relacionan directamente con el sujeto. Estos son actitudinales, históricos y estructurales.

En referencia al componente histórico, toma especial relevancia el concepto transferencia. Según Bayer, entendemos por transferencia “los resultados de un proceso de aprendizaje que tienen influencia sobre otro proceso de aprendizaje”. En este sentido, tal y como cita Riera, “el hombre y su comportamiento no se puede entender con independencia de su historia”.

Así podemos afirmar que el aprendizaje es un proceso de construcción constante, resultante de la combinación y transferencia de otros aprendizajes.

Dicha transferencia es muy común en los elementos técnicos, como por ejemplo la técnica de lanzamiento en waterpolo es muy parecida a la del balonmano o a la del pitcher en béisbol. De tal forma que el correcto aprendizaje de la técnica de pase o lanzamiento en uno de estos deportes permitiría una transferencia positiva en el aprendizaje de la técnica de otra modalidad deportiva.

Pero este hecho no es exclusivamente para los elementos técnicos, ya que también existe en los conceptos tácticos.
Los deportes de equipo, como el fútbol y el baloncesto, pertenecen según la Caracterización Funcional Táctica, a los denominados deportes tácticos, ya que cuentan con los dos elementos indispensables para pertenecer a esta categoría:
– la lucha por la consecución de un objetivo físico cuantificable (el gol o encestar).
– la modificación de la secuencia motriz (ataque y defensa).

Además, cuentan con la armonización perceptiva o colaboración, que es el elemento diferencial entre la táctica individual y colectiva.

Dichas modalidades deportivas, por su estructura y funcionalidad, están caracterizados por una gran imprevisibilidad, donde no tiene cabida la linealidad, es decir, estamos hablando de una práctica donde lo que acontece, en gran medida, tiene un cariz espontáneo. Por tanto, incluye una más que reveladora dosis de complejidad, donde se antoja imprescindible ejecutar las acciones correctas, en el momento exacto, utilizando la fuerza necesaria, imprimiendo la velocidad ideal, anticipando las acciones de los adversarios y haciendo comprensible la acción a sus compañeros.

Estos son algunos de los elementos que cualquier jugador ha de tener en cuenta antes de tomar una decisión. Decidir la mejor opción es el objeto clave de la táctica y ésto sólo se puede conseguir conociendo los principios básicos de la táctica colectiva y realizando una correcta interpretación del juego.

Los principios básicos de la táctica colectiva, así como el desarrollo de los conceptos tácticos y la interpretación del juego es igual o muy similar para todos los deportes de colaboración y oposición, entendiendo que en unos casos pueden llegar a ser más complejos por la reglamentación, cantidad de participantes y otros elementos presentes.

Por lo tanto, dadas las características similares entre los denominados deportes tácticos, como hemos visto, entendemos que los resultados de un proceso de aprendizaje de un deporte tienen influencia sobre el proceso de aprendizaje de otro deporte con las mismas características que el anterior.

A continuación, se pretende desarrollar cuatro conceptos tácticos básicos para contrarrestar una defensa en zona desde las modalidades deportivas del fútbol y el básquet.

1. En primer lugar, en baloncesto encontramos el concepto de Dividir la Zona.
Este concepto hace referencia al portador del balón, normalmente el base. El poseedor del balón tiene que atacar la frontera entre dos zonas para generar una compresión de los defensores, generalmente hacia el centro, y la consecuente creación de espacios. Se suele asociar este concepto con el de Penetrar y doblar.

En este gráfico podemos observar como el atacante nº 1 ataca o penetra la frontera entre los dos defensores más avanzados, provocando la compresión de estos y liberando a los aleros nº2 y nº 3, que posteriormente doblaran sobre estos espacios creados.

En el fútbol es importantísimo el hecho de saber cuándo conducir y cuándo pasar.

La conducción nos permite atraer rivales, generando la aparición de hombres libres tras la línea de presión rival.

En el siguiente gráfico observamos como el central nº3 realiza una conducción para generar la compresión de los puntas rivales y liberar de la marca a uno de los centrales o ambos (dorsales 2 y 5). Esta situación la podemos encontrar en varias zonas del campo, atacando las fronteras entre medios centros, medios centro e interiores o centrales y laterales entre otras.

Como vemos, ambos conceptos tienen la misma finalidad, ya sea mediante una penetración en baloncesto o una conducción en fútbol, pretendemos generar la compresión de los defensores o atraer rivales para posteriormente poder doblar o pasar el balón a un compañero que ha quedado libre o ha doblado al espacio libre.

2. En segundo lugar, en el básquet encontramos el concepto de Sobrecarga.
Esté hace referencia al hecho de situar dos atacantes en la zona de un defensor contrario para generar una superioridad numérica.
Por la normativa del baloncesto, se aconseja mantener esta superioridad entre cinco y seis segundos como máximo, ya que si no la defensa se acopla.
Este concepto se relaciona con el de cortar y reemplazar.

En este gráfico observamos como el pívot nº5 corta hacía la zona donde se encuentra el pívot nº4 para generar una superioridad numérica de 2×1 en esa zona defensiva.

Posteriormente el alero nº 2 podría cortar hacía el espacio que dejo anteriormente el pívot nº5 y que el nº 4 o nº5 cortaran hacía esa zona para generar otra superioridad numérica.

En el fútbol este concepto del baloncesto lo podemos asociar al de generar superioridades numéricas y posicionales.
Como explica Dani Fernández, este concepto pretende encontrar a un jugador con suficiente espacio y tiempo, que no solo ha conseguido una ventaja numérica, sino que esta ventaja es posicional y en superioridad temporal, al recibir allí, donde su superioridad se consigue con mayor ventaja para él y el equipo (normalmente detrás de una línea de presión rival).

En este gráfico podemos observar como el media punta, nº 10, se sitúa en línea de pase detrás de los cuatro centrocampistas del equipo rival, generando una superioridad posicional que favorece a su equipo. Además el interior nº 8 de dispone a atacar el espacio que queda detrás de los dos medios centros rivales, generando otra línea de pase a la espalda del centro del campo rival.

En definitiva, observamos como en ambas modalidades deportivas lo que se pretende con este concepto es generar una superioridad numérica en la zona activa de balón y posicional, para poder conseguir esa ventaja para el jugador que recibe y el equipo.

3. En tercer lugar, encontramos un concepto que en baloncesto se suele llamar Atacar los espacios.
Tanto en el básquet como en el fútbol, para desarrollar dicho concepto, es fundamental situarse en amplitud y profundidad para generar esos espacios interiores y posteriormente poder realizar un corte o desmarque en estos, detrás de una de las líneas de presión rival. Este concepto está muy relacionado con el llamado “tercer hombre” en fútbol y se realiza mediante pases por el interior del bloque defensivo rival.

En este gráfico podemos observar como los pívots nº4 y nº5 cortan (uno por detrás y otro por delante del rival respectivamente) atacando el espacio libre que deja el sistema defensivo zonal del rival.

En este gráfico anterior podemos observar como el equipo poseedor del balón se sitúa en máxima amplitud y profundidad para generar espacios en el bloque defensivo rival. En este caso, observamos como se puede usar el concepto de tercer hombre mediante el desmarque de apoyo del media punta (dorsal 10) o jugar un pase interior con el desmarque de ruptura del lateral nº2 o de apoyo del extremo nº7.

4. Finalmente, podemos encontrar lo que en baloncesto llaman Impedir deslizamientos defensivos dentro  de la zona.
Éste es, sin duda, el concepto diferencial entre ambas modalidades deportivas, ya que para desarrollarlo hacen uso del bloqueo ofensivo, elemento que en el fútbol solo se suele usar en las jugadas a balón parado y no en el desarrollo del juego. Se trata de situarse en la trayectoria del rival con el objetivo de liberar a un compañero de su marca.

En este gráfico observamos lo siguiente:
– El pívot nº 5 sube a bloquear a uno de los defensores, para que el base pueda avanzar hacia el lado derecho del ataque.
– El defensor de la zona izquierda de la defensa salta a defender al base, liberando de marca al alero de esa zona.
– El pívot nº 4 bloquea a su defensor, para liberar de marca al alero nº 3 que ha cortado hacia esa zona para generar una superioridad numérica.

En el fútbol podemos encontrar muchas jugadas a balón parado cuyo objetivo es liberar de marca al jugador encargado de finalizar la jugada “diseñada en la pizarra”.

En definitiva, en los denominados deportes tácticos donde interactuamos con nuestros compañeros, los adversarios y un objeto, en este caso el balón; en un medio cambiante, donde reina la incertidumbre, todo se resume en saber jugar, en saber entender e interpretar el juego con sus situaciones e interacciones.

Gracias por compartir!

Sobre el autor


Comentarios (6)
  1. Rodolfo de la Rubia García     | Reply

    Me resulta muy interesante la posibilidad de seguir profundizando en el tema de las transferencias de otros deportes al fútbol porque es una manera también de no dar la razón a aquellos quienes piensan que “en el fútbol está todo inventado”. En la metodología que trato de desarrollar en mis equipos también he adoptado circunstancias, situaciones y maneras de evolucionar en el juego que son propias de otros deportes y en especial del baloncesto. No tengo dudas de que su utilización viene a proporcionar nuevas ideas para mejorar el rendimiento de un equipo de fútbol.
    Enhorabuena por el blog y por el libro.

    1. javier lavandeira     | Reply

      Gracias por los cumplidos acerca del blog y del libro, sobre el artículo, el mérito es de Eric, que con sus aportaciones nos ayudan a seguir reflexionando sobre aspectos complejos del fútbol.

  2. kaiser     | Reply

    Muy bueno el artículo de Eric…..se asemeja a uno que estoy preparando entre futbol y futbol sala, ya que son más parecidos entre si y entre baloncesto y futbol sala existen muchas “transferencias”….
    Felicidades por la web…aporta muchisima informacion interesante.
    Un saludo

    1. javier lavandeira     | Reply

      Gracias por seguirnos y hacer de esto un espacio interactivo en el que todos aportan su grano de arena y en realidad los que ganamos somos la comunidad de futbolofensivo.

  3. Eric Tenllado     | Reply

    Muchas gracias Rodolfo y Kaiser. La verdad que existe una infinidad de similitudes por lo que se refiere a conceptos tácticos. En este articulo hemos intentado destacar los cuatro conceptos más básicos para una situación específica como es contrarestar una defensa en zona, pero evidentemente que existe transferencia en otros momentos o fases del juego. Creo que es un tema digno de estudio. Un saludo.

  4. javier lavandeira     | Reply

    Trabajamos con la ayuda de grandes colaboradores y mucho tiempo resumiendo cosas, moviéndose para que sea un espacio de interrelación de entrenadores y todos podamos aprender de todos.
    Mucho, mucho tiempo, pero con mucha, mucha pasión, es menos trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *